Iglesia de San Juan Evangelista

Este templo dedicado al patrono de la localidad, San Juan Evangelista, es el único edificio religioso que se conserva en Santibáñez de Valcorba, aunque hasta mediados del siglo XX existió una ermita denominada del Santo Cristo del Humilladero, situada en dirección a Cogeces del Monte y posiblemente mantenida por la Cofradía de la Vera Cruz.

La Iglesia de San Juan Evangelista está situada al suroeste del actual casco urbano en la confluencia del camino de los Huertos y la calle de la Iglesia.

El origen de este recinto religioso se remonta al siglo XIII, época de la cual se conservan unos pocos elementos constructivos del estilo románico mudéjar, en especial en el ábside semicircular. De esos elementos primitivos también destaca en la fachada norte un arco de estilo gótico mudéjar, probablemente de la antigua portada principal.

En sus orígenes esta iglesia parroquial sería muy pequeña y sencilla, de una sola nave, un pórtico al sur y una modesta espadaña a los pies.

El crecimiento en importancia del lugar y un importante incremento demográfico hicieron que se acometieran importantes reformas para ampliar su capacidad y aumentar su porte y distinción. Las actuaciones más importantes se acometieron en el siglo XVI y ya en el siglo XVII se puede decir que estaba la iglesia parroquial de San Juan Evangelista configurada tal cual hoy la conocemos.

Estas adaptaciones y reformas han favorecido que este templo tenga una interesante y original estructura arquitectónica:

Planta de la Iglesia de San Juan Evangelista

Planta de la Iglesia de San Juan Evangelista

La cabecera, como ya hemos apuntado, es semicircular con una técnica mixta de mampostería y ladrillo. Cuenta con tres vanos al exterior, tres ventanas saeteras con arco de medio punto, están unidas por una cenefa decorativa de ladrillo muy sencilla en zig-zag que recorre todo el ábside. A parte de esta cenefa decorativa existen otras tres hiladas de ladrillo que dividen horizontalmente el tambor absidial y el muro norte en varios paños.

En principio tanto el ábside como el muro norte estarían construidos en ladrillo pero debieron ser restaurados con mampostería (piedras irregulares unidas con argamasa) en una de sus primeras reformas.

Al muro norte se abre una única ventana, pero lo más interesante son los restos de un acceso que está por debajo del actual nivel del suelo, lo cual sólo permite que se vea el arco apuntado con tres arquivoltas de ladrillo y enmarcado en un alfiz con los bordes también en ladrillo.

A los pies se encuentra una sólida torre-campanario de un solo cuerpo y de planta cuadrada que en el siglo XVI o XVII sustituiría a la espadaña mudéjar.

La actual entrada, ubicada en el muro sur, está enmarcada en la gran reforma de la iglesia donde se eliminó el pórtico y se amplió el templo con una contranave. Este muro se ejecuta en mampostería y la portada, netamente renacentista, se compone de un arco de medio punto moldurado, con grandes dovelas de piedra, enmarcado, al igual que la primitiva entrada, por un alfiz. En este mismo muro se abren tres ventanas rectangulares.

Su estructura principal carece totalmente de simetría, consta de dos naves separadas por dos imponentes arcos ligeramente apuntados sustentados por sendas columnas hercúleas, todo ello realizado en sillares de cantería.

Al ábside se accede a través de un gran arco de medio punto doblado realizado en ladrillo. En el lado derecho del ábside se abre una puerta que conduce a la sacristía.

Iglesia consagrada a San Juan Evangelista

Iglesia consagrada a San Juan Evangelista

A los pies se ubica el coro, el cual fue también remodelado en el siglo XVI con una ampliación, sustentada por una columna de piedra con zapata de madera, pudiendo identificar claramente el espacio ampliado por la ausencia de decoración pictórica en esa parte del bajocoro.

Precisamente en el artesonado del bajocoro está la parte decorativa más llamativa de este templo, con una policromía al huevo de temas heráldicos y algunos rostros bastante expresivos, cuya datación podría coincidir con finales del siglo XIV e inicio del siglo XV; su variedad cromática y otros rasgos estilísticos apuntan al estilo mudéjar.

La Iglesia Parroquial de San Juan Evangelista de Santibáñez de Valcorba también alberga en su interior importantes piezas escultóricas sobre las que postearé más adelante.

Anuncios

Acerca de Jorge Mozo

Concejal de la localidad vallisoletana de Santibáñez de Valcorba. Archivero
Esta entrada fue publicada en Cultura, Historia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s